4ª edición – Terrassa, 3 y 4 de mayo de 2016

4ª edición – Terrassa, 3 y 4 de mayo de 2016

El formato audiovisual cada vez cobra más importancia tanto en la obtención de recursos para la investigación como en la divulgación científica, sobre todo si llega al público objetivo de una forma atractiva, contemporánea y entendible. Este nuevo curso de la Fundación Dr. Antonio Esteve pretende establecer las bases sobre cómo comunicar proyectos científicos mediante la grabación y edición de un vídeo corto, simple, directo y efectivo con la cámara de un teléfono móvil o similar.

Dirigido tanto a estudiantes como a profesionales científicos y de la comunicación con interés por divulgar sus proyectos o la ciencia en general, la cuarta edición del curso Cómo divulgar tu proyecto de investigación en un vídeo de 60” tuvo lugar los pasados 3 y 4 de mayo de 2016 en la Fundació Docència i Recerca Mútua Terrassa. Una veintena de científicos tuvo la oportunidad de plantear un proyecto sobre el que les gustaría realizar un vídeo. De todas las propuestas, una fue seleccionada por los participantes para desarrollar entre todos dos tipos de proyecto con objetivos distintos: uno mediante un mensaje en positivo y otro, en negativo.

Dirigidos por Ana Montserrat Rosell, directora del programa tres14 de La 2, los participantes formaron parte de todo el proceso de creación de un vídeo, desde la selección del tema y el enfoque hasta la edición, pasando por la preparación del guión y la captación de imágenes con un smartphone. Para ello también contaron con la ayuda del director de postproducción Daniel Camino, que les enseñó las claves para el manejo de programas de edición como iMovie o Windows Movie Maker, y del creativo, montador y realizador Miguel Bosch.

Para Ana Montserrat, la primera y más importante pregunta que debe hacerse un científico antes de preparar un vídeo es para qué lo necesita y a quién se dirige. Una vez definido el objetivo, recomienda reducir el mensaje a una sola idea y abrir la mente a todo tipo de recursos y géneros. Para ello, proyectó varios fragmentos de películas y campañas publicitarias que, en segundos y base de mucho ingenio, logran captar la atención del espectador.

Durante las dos jornadas del curso, se ofrecieron algunos trucos para la grabación de imágenes (tipos de plano, captación de sonido, etcétera) y para la obtención de recursos, como bancos de imágenes y de músicas libres de derechos. Todo para demostrar que ya no son necesarios grandes y costosos equipos profesionales para realizar un buen vídeo de divulgación y que todo el mundo puede dotar de soporte audiovisual a sus proyectos científicos. Con un teléfono móvil, un ordenador y una buena idea es suficiente.

El tema escogido por los participantes del curso fue el de los beneficios de la vitamina D en el tratamiento de la depresión. A continuación, el resultado.


Estos vídeos son fruto de una actividad formativa y, por lo tanto, parte de su contenido es ficticio.