Lo que nos encontramos una vez fecundado el oocito son los componentes del núcleo del espermatozoide, entre los que no están las mitocondrias

MERCÈ DURFORT | Artículo original

Las mitocondrias son unos componentes habituales de todas las células eucariotas, se encuentran en el citoplasma y tienen la función de producir energía (ATP). Por otro lado, las mitocondrias contienen en su interior una molécula de ADN de tipo circular y esto es importante de resaltar porque el ADN es el portador de la información genética. El sitio habitual donde se encuentra el ADN es el núcleo de las células, en aquellas a las llamamos eucariotas y que son casi todas salvo las bacterias que carecen de núcleo diferenciado y su ADN, también circular, se encuentra libre en el citoplasma bacteriano.

Además, en las mitocondrias también existen mitorribosomas que se llaman así porque se encuentra dentro de la matriz mitocondrial pero en realidad son ribosomas, es decir, componentes cargados con ARN. La presencia en las mitocondrias tanto de ADN como de ARN permite sintetizar numerosos tipos de moléculas.

Y ahora vayamos a la respuesta a tu pregunta. El oocito es la célula germinal femenina, eso quiere decir que es la célula a partir de la que, junto al espermatozoide que es la masculina, se trasmite la herencia genética a los descendientes. Cuando tiene lugar la fecundación, lo único del espermatozoide que entra habitualmente en el oocito es la cabeza. En la cabeza de la célula reproductora masculina únicamente hay un núcleo además de algún componente residual. Así que lo que nos encontramos una vez fecundado el oocito son los componentes del núcleo del espermatozoide, entre los que no están las mitocondrias porque estas se hallan fuera de él, y todos los componentes del oocito, entre los que sí están las mitocondrias. Puede ocurrir que cuando tiene lugar la penetración del espermatozoide se pueda colar alguna mitocondria del mismo pero esto es muy infrecuente y a lo sumo entrarían dos o tres, lo que no es significativo. Por consiguiente, la respuesta a tu pregunta es que en la especie humana y en la mayoría de las especies animales, la descendencia hereda las mitocondrias de la célula reproductora femenina, es decir, de la madre.

En algunos grupos de invertebrados esto no es así. De la misma manera que si habitualmente la célula germinal masculina tiene una cabeza, un cuello y una cola que es lo que lo tipifica, hay grupos de organismos, como son los crustáceos, en los que esas células germinales masculinas carecen de cola con lo que tienen que buscar estrategias especiales para llegar a los oocitos y fecundarlos. Es importante tener presente que cuando se habla de diversidad se piensa habitualmente de manera macroscópica, o sea organismos enteros, pero cuando nos movemos en el mundo de las células también debemos pensar que existe una gran diversidad por lo que no se puede ser taxativo y decir: “siempre ocurre esto”, no, porque casi siempre hay algún grupo de organismos que presenta aspectos o ligeramente diferentes o muy diferentes. Hay que tener en cuenta que la biología no es como las matemática, no es exacta, existe la variabilidad.

Es importante saber que aunque las mitocondrias son heredadas por el huevo o cigoto tras la fecundación, es decir, de la célula germinal femenina, también se hereda todo el ADN del núcleo del oocito y todo el ADN del núcleo del espermatozoide. Por consiguiente, la herencia se recibe por parte materna y por parte paterna, aunque la herencia mitocondrial sea, en principio, solo materna.


Mercè Durfort es catedrática de Biología Celular de la Facultad de Biologia de la Universidad de Barcelona.


Pregunta realizada vía email por Vitoria Fernandes


Nosotras respondemos es un consultorio científico semanal, patrocinado por la Fundación Dr. Antoni Esteve, que contesta a las dudas de los lectores sobre ciencia y tecnología. Son científicas y tecnólogas, socias de AMIT (Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas), las que responden a esas dudas. Envía tus preguntas a nosotrasrespondemos@gmail.com o por Twitter #nosotrasrespondemos.


Coordinación y redacción: Victoria Toro.