Los interesados en la astronomía reciben de las asociaciones asesoramiento tanto en instrumentación telescópica como en conocimientos

BLANCA TROUGHTON | Artículo original

La colaboración entre astrónomos amateurs y profesionales existe desde hace mucho tiempo, quizá desde siempre. Ahora se habla mucho más de ello y se le llama ciencia ciudadana, pero de lo que se trata es de esa misma participación de los aficionados en el avance de la ciencia. En el área concreta de la astronomía lo llamamos colaboración Pro-Am (de profesionales y amateurs). Lo que yo recomiendo a las personas que quieren colaborar con la astronomía desde el amateurismo es que se inscriban como miembros de una asociación astronómica. En España hay muchas. En estas asociaciones, las personas aficionadas a la astronomía reciben asesoramiento tanto en instrumentación telescópica como en conocimientos básicos para iniciarse o más específicos, para adentrarse ya en un campo concreto: estudio de estrellas variables, supernovas, cometas, asteroides, meteoros, heliofísica, ocultaciones o incluso hasta planetología porque aunque parezca que las detecciones de nuevos planetas son muy débiles y están solo al alcance de los profesionales que cuentan con instrumentación muy potente, también ahí los amateurs somos capaces de hacer muchas cosas.

Pero en general, los astrónomos amateurs podemos contribuir de muy diversas maneras con la ciencia profesional. Una de las más habituales es con la toma de medidas por observación, por ejemplo, podemos hacer astrometría que es la parte de la astronomía que se encarga de medir y estudiar la posición y el movimiento de los astros; fotometría que es el área en la que se estudia y se mide el brillo de los cuerpos celestes e incluso espectroscopía que es el estudio de los espectros, es decir, cómo emiten o absorben los diferentes astros las radiaciones electromagnéticas y en la que algunos grupos de investigación astronómica amateur se están iniciando. También podemos colaborar con nuestras astrofotografías. Hay impresionantes fotografías astronómicas hechas amateurs. Y no hay que olvidar la parte de la divulgación. Las asociaciones astronómicas organizan conferencias, charlas o cursos de iniciación para socios y simpatizantes que ayudan a saber más sobre el universo y a mejorar la cultura científica de nuestro país.

Todo esto que te explicaba antes es si hablamos en general de la colaboración de los astrónomos aficionados. Pero también te puedo hablar de proyectos concretos. En la web de la Federación de Asociaciones Astronómicas de Españahay un formulario de registro para observatorios amateur que ha dado lugar a la primera base de datos de instrumentación astronómica amateur en España y que funciona en estrecha colaboración con las peticiones de los astrónomos profesionales. Hay muchas veces que debido a la magnitud, a la posición o simplemente a la aleatoriedad, como en el caso de los meteoros que son impredecibles, la participación de los observadores amateurs es imprescindible para que la ciencia astronómica avance.

En cuanto a la participación en proyectos internacionales, no solo es posible sino que cada vez está más extendida. Hay plataformas que funcionan precisamente con ese fin. Una de las más populares es Zooniverse, en la que se puede acceder a distintos proyectos. Uno de ellos es, por ejemplo, “Caza asteroides” para buscar asteroides y son muchos los ciudadanos que participan y descubren asteroides que luego son corroborados por profesionales para su catalogación. O por ejemplo, el proyecto Planet Hunter que se basa en medidas de curvas de luz en fotografías obtenidas por los telescopios espaciales Kepler y TESS para identificar a posibles exoplanetas orbitando alrededor de estrellas en nuestra galaxia. La participación ciudadana en este proyecto, por ejemplo, es clave para distinguir o identificar los tipos de curvas de luz que corresponden a exoplanetas porque el ojo humano tiene una gran predisposición para reconocer patrones, mejor incluso que los programas informáticos.

Hay otros muchos, como la clasificación de las irregularidades de la superficie de Marte en la que la participación de astrónomos amateursha servido para identificar incluso géiseres. Y también hay proyectos para la clasificación de galaxias o los que tienen que ver con la contaminación lumínica. En estos últimos, la participación de los astrónomos aficionados es fundamental porque permite una monitorización constante de la calidad del cielo y tener esos datos es clave para el mantenimiento de las zonas de cielo oscuro. Como verás, las formas de colaboración entre astrónomos aficionados y profesionales son muchísimas y muy variadas. Y cada vez tienen más importancia. Una prueba de ello es que la Sociedad Española de Astronomía organiza este año el III Congreso Pro-Am con la colaboración de la Agrupación Astronómica de Huesca el próximo mes de diciembre.


Blanca Troughton es astrónoma amateur y presidenta de la Federación de Asociaciones Astronómicas de España.


Pregunta realizada vía email por Gustavo Mendoza


Nosotras respondemos es un consultorio científico semanal, patrocinado por la Fundación Dr. Antoni Esteve, que contesta a las dudas de los lectores sobre ciencia y tecnología. Son científicas y tecnólogas, socias de AMIT (Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas), las que responden a esas dudas. Envía tus preguntas a nosotrasrespondemos@gmail.com o por Twitter #nosotrasrespondemos.


Coordinación y redacción: Victoria Toro