La molécula de la felicidad

La oxitocina segregada por las caricias es la responsable del placer experimentado cuando nos tocan ADELA MUÑOZ PÁEZ | Artículo original ¿A quién no le gusta que le rasquen la espalda cerca de la base del cuello? Al menos yo, me derrito. Pues bien, resulta que no soy nada original, detrás de esa sensación tan… 2018