Cada viñeta de Antonio Fraguas Forges destilaba ingenio y brillantez, despertaba una sonrisa y animaba a la reflexión, y lo mismo ocurrió con cada uno de los dibujos que dedicó a la ciencia y a la tecnología, y desde su tribuna describió escenarios descacharrantes para los avances más vertiginosos.

Read the original article