Red científicas comunicadoras internet africa

Los beneficios para África de las constelaciones de satélites como las de Elon Musk no están claros. Sería más útil apoyar proyectos africanos

MIRJANA POVIC | Artículo original

El acceso a internet y a la información sigue siendo uno de problemas importantes en los países africanos. En muchísimos lugares del continente la cobertura está ausente, o su calidad es tan baja que representa un freno al desarrollo.

Los países que tienen mejor acceso son los que están en la costa y tienen mejor conexión por fibra óptica. Para los del interior, la conexión por satélite es una opción mas eficaz. En este aspecto, está claro que mejorar el acceso a internet vía satélite sería un paso importante.

Sin embargo, la idea de Elon Musk y otras empresas de lanzar miles de satélites para proveer de conectividad a zonas remotas del mundo no tiene la garantía de traer más bien que mal. Hay muy poca transparencia y todavía demasiadas preguntas abiertas.

Astronomía y desarrollo

En primer lugar, el impacto negativo para la astronomía observacional es evidente. Eso afectará a todo el mundo, incluyendo a África. Muchos países africanos y proyectos internacionales se verán afectados.

Sudáfrica ha invertido muchísimo en el desarrollo de astronomía y su gobierno ha reconocido la astronomía como una de las áreas científicas prioritarias para el desarrollo socioeconómico del país

También se verían afectados el radiotelescopio SKA-África, que incluye a nueve países africanos; el nuevo telescopio milimétrico en Namibia; o distintos proyectos de astronomía en el rango óptico en desarrollo en Etiopia, Marruecos, Egipto, Kenya, Argelia, Senegal, etcétera.

Programas espaciales propios

Muchos países africanos están trabajando ya en mejorar su conexión a internet por satélite, por medio de sus propios programas en ciencias espaciales y tecnologías de satélites. Entre ellos, Sudáfrica, Egipto, Argelia, Marruecos, Etiopia, Kenya, Ghana, Botswana, Sudán, etcétera.

Estos países ven en estos programas un importante potencial de beneficio económico. ¿Cómo podrán competir en un futuro con proyectos como Starlink de Elon Musk?

Para asegurar los beneficios de las constelaciones de satélites, habría que contestar antes a algunas preguntas. ¿Cuáles serian los precios y las condiciones del servicio? ¿Cuál sería el impacto del monopolio a corto y largo plazo? ¿Cuál sería el uso a largo plazo de los datos recogidos? ¿Qué uso tendrían todo y cada uno de los satélites lanzados?

Interés económico

Desde luego, decir que el proyecto ‘Starlink’ de Elon Musk es un proyecto humanitario es muy poco creíble. En realidad, es un proyecto multinacional como muchos otros, que busca un monopolio y un interés económico: nada más y nada menos.

Y si de verdad se quiere hacer algo bueno para la humanidad y la gente más necesitada, se debería hacer primero un estudio de viabilidad que incluyera a todas las partes interesadas y afectadas, para medir de forma apropiada los impactos negativos y positivos a largo plazo.

Si se quiere hacer algo para África, se debería consultar anteriormente a los gobiernos africanos y a la Unión Africana, para ver si ese proyecto es lo que África quiere y necesita. O tal vez necesita otra cosa, como por ejemplo sus propios servicios.

La autora forma parte de la Red de Científicas Comunicadoras de El Periódico