La isla de Tenerife está formada por centenares de centros de emisión volcánicos. Aunque está considerada como “dormida”, podría haber una reactivación en cualquiera de sus volcanes

JANIRE PRUDENCIO | Artículo original

Lo que ocurre en el Teide, o más bien en la isla de Tenerife, es que hay una gran diversidad de mecanismos eruptivos, desde explosivos a solo efusivos. La última erupción, que tuvo lugar en el volcán Chinyero en 1909, fue efusiva, es decir, solo emitió lava, sin carácter explosivo. Esta erupción se produjo en las llamadas dorsales laterales de Tenerife. Pero también hay en la isla ejemplos de explosividad en la Caldera de Las Cañadas. El más relevante es el de Montaña Blanca, que se llama así porque contiene materiales eruptivos de color blanco (piedra pómez) producto de una erupción explosiva. Así que la respuesta a tu pregunta es que no podemos saber cómo será la próxima erupción, si efusiva o explosiva, como tampoco podemos saber dónde será, si en las dorsales, en los flancos de la isla o en Las Cañadas… Pero sin duda habrá nuevas erupciones y se parecerán a las anteriores.

Si la erupción se produce dentro de Las Cañadas, una zona en la que no hay población, el riesgo de que se pierdan vidas o infraestructuras será menor. Sin embargo, si se produce donde han tenido lugar las últimas erupciones de flanco, en lo que se llaman las dorsales, se incrementan los riesgos porque son zonas altamente pobladas y con gran cantidad de infraestructuras.

La isla de Tenerife está formada por centenares de centros de emisión volcánicos. Aunque ahora mismo está considerada como “dormida”, a veces hay algún signo de reactivación como pasó en 2004 cuando se registró un número de terremotos que superaba con creces los que se detectan normalmente. Algunos modelos predijeron entonces que era la señal de la próxima erupción del Teide. Los terremotos se interpretaron como el ascenso del magma a la superficie, pero no hubo erupción.

El año pasado también se registró un número de terremotos mayor al habitual, pero la actividad ha vuelto a niveles normales. Puede ser que dentro de un año, de un mes o de una semana vuelva a haber una reactivación o cambio de actividad que cese posteriormente, pero también puede ocurrir que esa reactivación continúe y se produzca una erupción. Es muy difícil hacer una predicción a largo plazo, pero la vigilancia permite estar alerta.

Tenerife se formó y creció a consecuencia precisamente de erupciones volcánicas. Conocemos mucho más el Teide que el resto de volcanes de la isla porque es el pico más alto y el más grandioso. Se trata de un volcán poligenético, lo que quiere decir que ha tenido varias erupciones y con cada una de ellas ha ido creciendo. Está dentro de la Caldera de Las Cañadas que es a su vez un conjunto de diferentes procesos de construcción y destrucción de edificios volcánicos. Fuera de Las Cañadas existen diferentes ejemplos de procesos eruptivos, algunos históricos como el de Garachico o el más reciente de El Chinyero. En su mayoría, los volcanes de la isla son de tipo monogenético porque se crearon en una única erupción. De las anteriores erupciones históricas de Tenerife, la más espectacular y que además produjo víctimas mortales, fue la conocida como la triple erupción de Fasnia, Arafo y Siete Fuentes (diciembre de 1704-enero de 1705).

Lo que también hay que tener claro es que si el Teide o alguno de los volcanes de Tenerife entrara en erupción provocaría una situación muy complicada. Primero, porque la isla está mucho más poblada de lo que estaba en 1909 y, segundo, porque nuestra vulnerabilidad tecnológica y de infraestructura es mucho más alta, como descubrimos en abril 2010 con la erupción del volcán islandés Eyjafjallajökull. Esa erupción, considerada pequeña por su tamaño, afectó de manera severa al tráfico aéreo durante días y hubo que cerrarlo en la mayor parte del norte de Europa. Si un volcán en Islandia paralizó el tráfico europeo y mundial, un volcán en las islas Canarias también podría afectar a las rutas aéreas locales o regionales.


Janire Prudencio es doctora en Ciencias de la Tierra, experta en Sismología Volcánica e investigadora Juan de la Cierva del Departamento de Física Teórica y del Cosmos de la Universidad de Granada.


Pregunta realizara vía email por Héctor SPA


Nosotras respondemos es un consultorio científico semanal, patrocinado por la Fundación Dr. Antoni Esteve, que contesta a las dudas de los lectores sobre ciencia y tecnología. Son científicas y tecnólogas, socias de AMIT (Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas), las que responden a esas dudas. Envía tus preguntas a nosotrasrespondemos@gmail.com o por Twitter #nosotrasrespondemos.


Coordinación y redacción: Victoria Toro